Cómo convertir las nuevas tecnologías en aliadas para la educación de nuestros hijos(03/09/2013)

Cómo convertir las nuevas tecnologías en aliadas para la educación de nuestros hijos

Como todos sabemos, los smartphones y dispositivos móviles en general han irrumpido con fuerza en nuestras vidas. y no sólo en las nuestras, sino también en las de nuestros hijos. Esto ha generado un cambio de costumbres y hábitos en nosotros y también en los más pequeños, hasta el punto en que en muchas ocasiones, vemos a estos dispositivos tecnológicos como una amenaza o barrera en la educación de los niños. Sin embargo, vamos a ver en este artículo cómo transformar a este "enemigo" en un "aliado".

  • En primer lugar, porque si los pequeños aprenden a moderar el uso del teléfono móvil aprenderán también el valor de tener un orden. Si un padre le pide moderación a su hijo con el uso de la videoconsola, del teléfono...será coherente y finalmente se lo requerirá también en todos los ámbitos de su vida.
  • Además, y en contra de lo que se suele expresar de manera tópica, las nuevas tecnologías ayudan al fomento de la lectura. La interacción del lector con la pantalla, el material audiovisual que acompaña tantas veces al texto (imágenes, vídeos...) actúa como estímulo y a la postre consigue despertar en los más pequeños un mayor interés en la lectura. Es cierto que no se lee de la manera clásica, como se ha venido haciendo a lo largo de los siglos (sobre papel), pero a fin y a la postre, se lee. Entendiendo esto, veremos esa ayuda de la tecnología a la lectura.
  • La atracción que la tecnología y videojuegos suponen para niños y adolescentes los convierte en eficaces premios y recompensas. Es importante descubrir este punto para aliarnos con las tecnologías. Siempre y cuando, esto se equilibre con otro tipo de "premios" (salir con los amigos, ir al cine...) será otra razón más para que estos dispositivos sean un aliado nuestro.
  • El cuarto motivo por el cual podemos decir que las nuevas tecnologías son un aliado de la educación en general,  y de los niños en particular, son las excelentes herramientas para el desarrollo y formación académica que éstas ofrecen: Vídeos documentales, gráficos, o incluso juegos lúdicos pueden llegar a potenciar el desarrollo del niño.
  • Otra razón que debemos entender es que, si sabemos utilizar las tecnologías, nos van a ayudar en la comunicación con nuestros hijos. Para un niño es importante el juguete, pero más importante es con quién juega. Si somos capaces de entrar en ello y compartir ese tiempo con nuestro hijo, nos ayudará a comunicarnos en un ambiente relajado.
  • Debemos entender además cómo estimulan las inquietudes intelectuales de nuestros hijos. La red está repleta de información sobre cualquier tema que sea de interés para el niño (coches, dinosaurios, astronomía...), y a golpe de click encontrará de manera fácil mucha información válida sobre los temas que le interesen. Por tanto, será muy fácil que llegue a profundizar más de lo habitual en dichos temas.
  • Y por último, algo muy importante: Obliga a los padres a actuar con coherencia. No cabe duda de que estos dispositivos no dejan de ser algo delicado, que el usuario debe utilizar con inteligencia. Por tanto el padre tendrá que evaluar la madurez de su hijo para definir el dispositivo que realmente tiene necesidad y capacidad para usarlo de forma responsable. Lo que a la postre significa que forzará al padre a conocer mejor a su hijo.